De vez en cuando nos gusta escuchar,

en lugar de leer.

Para estos cambios de ánimos,

repentinos e irreprochables,

grabé estas lecturas.

Con música de fondo,

o en silencio,

avanza un cuento,

un ensayo, cierto poema,

un fragmento de vidrio de novela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s