Tres poemas de Gilberto Owen

Es ya el cielo Es ya el cielo. O la noche. O el mar que me reclama con la voz de mis ríos aún temblando en su trueno, sus mármoles yacentes hechos carne en la arena, y el hombre de la luna con la foca del circo, y vicios de mejillas pintadas en los puertos,... Leer más →

Nubes de tormenta, poema de J. E. Diaz

El cielo explota en hongos. El chillido de un colectivo llega y sigue llegando, como un bucle de disparos lentísimos. Subo la música; dos jóvenes bailan en soledad, al límite de la velocidad del ojo, giran como huracanes frágiles. A su alrededor se alejan las palomas. Practican la danza de picotear las migas de la... Leer más →

Tres poemas de Fabián Casas

Después de largo viaje Me siento en el balcón a mirar la noche. Mi madre me decía que no valía la pena estar abatido. Movete, hacé algo, me gritaba. Pero yo nunca fui muy dotado para ser feliz. Mi madre y yo éramos diferentes y jamás llegamos a comprendernos. Sin embargo, hay algo que quisiera... Leer más →

Verano puro, poema de Laura Wittner

El calor trajo un zumbido permanente:un rumor de edificios electrizadosmantiene en equilibriotanta inmovilidad.Ventana tras ventanaexhibe una persona tendida leyendoa la luz insectívora de veladores.Unas pocas escenas iluminadaspor el televisor. Dos que ofrecenpartes de cuerposrecién duchados. A medianoche el cielo ronca como un mar.Abajo el viento arrastra cosas ligerascontra superficies duras.Lanza formasvarios metros hacia arribaque aterrizan... Leer más →

Veo a los muchachos del verano, poema de Thomas Dylan

I. Veo a los muchachos del verano en su ruinaechar el diezmo de oro estéril,descuidar las cosechas, congelar los suelos;allí, en su calor, las inundaciones de inviernode amores congelados donde ellos buscan a sus niñas,y ahogan en sus mareas las cargas de manzana. Estos muchachos de luz paralizados en su locura,amargan la miel hirviente,manosean los... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: