Diálogo de lechería, cuento de Roberto Arlt

Días pasados, tabique por medio, en un lechería con pretensiones de “reservado para familias”, escuché un diálogo que se me quedó pegado en el oído, por lo pelafustanesco que resultaba. Indudablemente, el indi­viduo era un divertido, porque las cosas que decía movían a risa. He aquí lo que más o menos retuve:

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: