La divina comedia – Canto trigesimocuarto

Infierno, Canto trigesimocuarto "Vexilla regis prodeunt Inferni * hacia nosotros; por lo tanto, mira delante", dijo mi maestro, "a ver si lo disciernes". Como cuando una gran niebla se extiende, o cuando en nuestro hemisferio anochece, y lejos un molino parece mover sus aspas, ver me pareció entonces una tal máquina; enseguida, por el viento,... Leer más →

Anuncios

La divina comedia – Canto trigesimotercero

Infierno, Canto trigesimotercero Del fiero pasto levantó la boca aquel pecador, limpiándola en los pelos de la cabeza, que por detrás roía. Luego comenzó: "Tú quieres que renueve desesperado dolor que el corazón me oprime de sólo pensar, antes de que hable. "Pero si mis palabras serán simiente que fructifique en infamia de este traidor,... Leer más →

La divina comedia – Canto trigesimosegundo

Infierno, Canto trigesimosegundo Si yo tuviese las rimas ásperas y roncas, como convendría al triste buco al que apuntan todas las otras rocas, yo exprimiría de mi concepto el jugo más plenamente, pero como no las tengo, no sin temor a hablar yo me encamino; que no es empresa de tomar a burla describir el... Leer más →

La divina comedia – Canto trigesimoprimero

Infierno, Canto trigesimoprimero Una misma lengua primero me mordió, tanto que me tiño una y otra mejilla, y después la medicina me repuso. Así escuché que solía la lanza de Aquiles y de su padre ser ocasión de tristeza, luego de buena ayuda. Dimos la espalda al miserable valle, sobre la orilla que lo ciñe... Leer más →

La divina comedia – Canto trigésimo

Infierno, Canto trigésimo En tiempos en que Juno estaba enojada * por Semele contra la sangre tebana, como demostró una y otra vez, Atamante se volvió tan loco, que viendo a la mujer con dos hijos, cargando a uno en cada brazo, gritó: "Tiendan la red para que atrape a la leona y a los... Leer más →

La divina comedia – Canto vigesimonono

Infierno, Canto vigesimonono La mucha gente y las diversas llagas tanto mis luces habían embriagado, que de estar llorando eran anhelantes; pero Virgilio me dijo: "¿Qué miras tanto? ¿Por qué la vista tienes fija allá abajo, entre las tristes sombras mutiladas? "Tú no hiciste esto en las otras fosas: piensa, si lo que quieres es... Leer más →

La divina comedia – Canto vigesimoctavo

Infierno, Canto vigesimoctavo ¿Quién podría aun con palabras sueltas * decir de la sangre y de las llagas a pleno que allí yo vi, aunque lo narrara mil veces? Toda lengua por cierto iría a menos porque nuestro sermón y nuestra mente son, para tanto comprender, estrechos. Si se aúnase incluso toda la gente **... Leer más →

La divina comedia – Canto vigesimoseptimo

Infierno, Canto vigesimoseptimo Ya estaba enhiesta la llama y quieta para no hablar más, y ya de nos se iba, con la licencia del dulce poeta; cuando otra, que detrás de ella venía nos hizo volver los ojos a su cima por el confuso sonido que emitía. Como el buey siciliano que mugió primero *... Leer más →

La divina comedia – Canto vigesimocuarto

Infierno, Canto vigesimocuarto En esa parte en que es muy joven el año en que el sol las crines atempera sobre Acuario y las noches al mediodía se aproximan; cuando la helada sobre la tierra imita la imagen de su hermana blanca, pero poco dura a su pincel el temple; el aldeanito, a quien el... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑