La divina comedia – Canto trigesimoprimero

Infierno, Canto trigesimoprimero Una misma lengua primero me mordió, tanto que me tiño una y otra mejilla, y después la medicina me repuso. Así escuché que solía la lanza de Aquiles y de su padre ser ocasión de tristeza, luego de buena ayuda. Dimos la espalda al miserable valle, sobre la orilla que lo ciñe... Leer más →

La divina comedia – Canto vigesimoctavo

Infierno, Canto vigesimoctavo ¿Quién podría aun con palabras sueltas * decir de la sangre y de las llagas a pleno que allí yo vi, aunque lo narrara mil veces? Toda lengua por cierto iría a menos porque nuestro sermón y nuestra mente son, para tanto comprender, estrechos. Si se aúnase incluso toda la gente **... Leer más →

La divina comedia – Canto vigesimosexto

Infierno, Canto vigesimosexto ¡Goza Florencia, porque eres tan grande, que por mar y por tierra bates alas y por el infierno tu nombre se propaga! Entre ladrones, encontré cinco tales, ciudadanos tuyos, y vergüenza me vino, y tú muy honrosa de esto no sales. Pero si cerca de la mañana es cierto el sueño, tú... Leer más →

La divina comedia – Canto vigesimoquinto

Infierno, Canto vigesimoquinto Al final de sus palabras el ladrón las manos alzó, ambas dos con higas, gritando: "¡Toma, Dios, a ti te las hago!" De allí en más, me fueron amigas las sierpes, porque una se le envolvió en el cuello, como diciendo: "No quiero que más hables"; y una otra, los brazos, y... Leer más →

La divina comedia – Canto vigesimocuarto

Infierno, Canto vigesimocuarto En esa parte en que es muy joven el año en que el sol las crines atempera sobre Acuario y las noches al mediodía se aproximan; cuando la helada sobre la tierra imita la imagen de su hermana blanca, pero poco dura a su pincel el temple; el aldeanito, a quien el... Leer más →

La divina comedia – Canto vigesimotercero

Infierno, Canto vigesimotercero Silenciosos, solos, sin compañía, caminábamos el uno detrás del otro, como los frailes menores por la senda. * Se elevó a la fábula de Esopo ** mi pensamiento, por la pelea reciente, donde él habló de la rana y el ratón; porque más no se parecen "mo" e "issa" *** que la... Leer más →

La divina comedia – Canto decimoséptimo

Infierno, Canto decimoséptimo "¡He aquí la fiera de la aguzada cola, que pasa montes y rompe muros y armas; he aquí la que todo el mundo apesta!" * Así comenzó mi duca a hablarme; y le hizo seña de que fuese al borde, junto al final de los recorridos mármoles. Y aquella sucia imagen del... Leer más →

La divina comedia – Canto decimosexto

Infierno, Canto decimosexto Ya estaba en el lugar donde se oía retumbar el agua que caía en el otro círculo, semejante al que la abeja hace en el panal; cuando tres sombras juntas se apartaron, corriendo, de una turba que pasaba bajo la lluvia del áspero martirio. Venían hacia nosotros, y gritaba cada una: "Deténte,... Leer más →

La divina comedia – Canto décimo

Canto Décimo Se encaminó por una secreta calle entre los muros de esa tierra y los martirios, mi maestro, y yo detrás de sus espaldas. "¡Oh virtud suma, que por los infames círculos me llevas!", comencé, "tal como te place, háblame, y mis deseos satisface. "¿La gente que por los sepulcros yace podré ver? Ya... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: