El huésped, cuento de Amparo Dávila

Nunca olvidaré el día en que vino a vivir con nosotros. Mi marido lo trajo al regreso de un viaje. Llevábamos entonces cerca de tres años de matrimonio, teníamos dos niños y yo no era feliz. Representaba para mi marido algo así como un mueble, que se acostumbra uno a ver en determinado sitio, pero... Leer más →

El mono del hielo, cuento de M. John Harrison

EN cuanto llegó Jones, me di cuenta de que se había arreglado para ir a ver a su mujer. La ropa no tenía ningún valor para él. Carecía por completo de gusto, aunque tampoco le hacía ninguna falta a menos que se presentaran ocasiones “oficiales”. Esta diferenciación, vestigio de la educación de clase media que... Leer más →

Danza en Estados Unidos, cuento de Lorrie Moore

Les cuento que la danza comienza cuando un momento de dolor se mezcla con un momento de aburrimiento. Les cuento que es la extensión del cuerpo en la cual él mismo se da aire. Les cuento que es el triunfo del corazón, la victoria del discurso de los pies, el refinamiento de la embestida y... Leer más →

No le preguntes a Jack, un cuento de Neil Gaiman

Nadie sabía de dónde había salido aquel juguete, ni quién sería el bisabuelo o la tía lejana que había jugado con él por primera vez, antes de pasar a formar parte del paisaje del cuarto de juegos. Era una caja de madera, tallada con adornos dorados y rojos. Sin duda, era muy bonita, o eso... Leer más →

Polvo al polvo, cuento de Lucia Berlin

Michael Templeton era un héroe, un adonis, una estrella. Un héroe de verdad, bombardero de la RAF condecorado con honores. Cuando volvió a Chile después de la guerra fue jugador estrella en los equipos de rugby y de críquet del Príncipe de Gales. Corría con su BSA para el equipo de motociclismo británico y había... Leer más →

El señor de las muñecas, cuento de Joyce Carol Oates

—PUEDES COGERLA. Pero que no se te caiga.Así de solemne habló mi prima Amy. Y así de solemne me ofreció su adorada muñeca.Era un bebé con ropa de bebé, una camisetita estampada con patitos rosa y, en los piececitos de bebé, patuquitos rosa. Y un pañal, blanco, con un imperdible plateado.Un bebé de juguete suave,... Leer más →

Tobermory, cuento de Saki

Era una tarde lluviosa y desapacible de fines de agosto durante esa estación indefinida en que las perdices están todavía a resguardo o en algún frigorífico y no hay nada que cazar, a no ser que uno se encuentre en algún lugar que limite al norte con el canal de Bristol. En tal caso se... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: