La montaña

Ya no se escuchan pájaros, algún tiempo atrás los hubo en abundancia. Los zorzales bajaban a picotear los gusanos. Quedaron las bocinas, los caños de escape, las sirenas, los perros vagabundos, y esos vestigios de voces viejas.