El hacha como ideal

Como lectores dejamos las preferencia por los géneros para la intimidad personal. Pero como escritores y colaboradores de pidotiempo priorizamos las obras breves que se ven favorecidas en la distribución digital. Además que nos encanta ver a los escritores pelearse con sus técnicas para condensar al máximo los elementos de la prosa.

Leemos varias veces las obras antes de publicarlas en pidotiempo. Es común que enviemos sugerencias y correcciones a los colaboradores que nos mandan sus trabajos a pidotiempo@gmailcom. Queremos que la calidad de los textos que le lleguen al lector sean de la mejor posible. Por eso siempre recomendamos a los escritores apurados volver a leerse ellos mismos. Cuidarse de bostezar o perder el ritmo, si ellos se aburren ¿Por qué no se aburriría otro lector? Solo nos podemos exigir a nosotros mismos como escritores.

El primer lector de un escritor es siempre el mismo escritor. Este siempre mantiene un diálogo, más o menos audible, consigo mismo sobre las palabras que va eligiendo y como estas se leen en conjunto. Esa forma de leer hace a la personalidad del escritor. Por eso la lectura es el hábito fundamental de cualquier buen escritor. Y decimos bueno porque se nota rápido cuando un escritor no lee. Eso que llaman “se te notan las pocas lecturas”. En pidotiempo tenemos un detector de falta de lecturas especialmente diseñado para filtrar historias con clichés y lugares comunes.

Si tuvieramos una sola hoja de papel y ningún encargo de por medio, solo nuestro deseo, seguramente la utilizaríamos para escribir un cuento. Tal vez, si el ánimo va en punta de ola, elegiríamos un poema, pero con seguridad luego nos arrepentiríamos. Los poemas tienen lugar en pidotiempo pero entran de lleno en la categoría de excepciones. Después de leer a Borges entendimos que la presión y la brevedad crea diamantes. Nos dedicamos con la mejor voluntad a actuar en relación a esta verdad que vislumbró el maestro. 

Sobre los temas que se publican en pidotiempo diríamos que se trata de un híbrido fenomenal; tiene un poco de paloma blanca de la paz, algo de dragón Chino, pizca de boxeadores empedernidos por la crítica y el ensayo, columna de cienpies infantil, cabeza de protesta y corazón de amante poeta.

Nos definimos como cronistas de nuestra época. Es decir, digitales nómadas y convencidos de que querer cambiar el mundo es el primer paso para cambiarlo. Nos gusta la gente con ambición de captar el tiempo en el que vivimos. Es decir los periodistas que siguen de cerca las historias. Adictos a la primera persona y las voces que hacen chistes ácidos y absurdos. La flexibilidad para contar una historia, las multiplataformas, estamos en todas las redes sociales y algunas más.

Lo que esperamos de las obras es que preparen la escena para golpear de imprevisto como el hacha de Kafka. Mejor citar:

“Lo que necesitamos son libros que nos golpeen como una desgracia dolorosa, como la muerte de alguien a quien queríamos más que a nosotros mismos, libros que nos hagan sentirnos desterrados a los bosques más remotos, lejos de toda presencia humana, algo semejante al suicidio. Un libro debe ser el hacha que rompa el mar helado dentro de nosotros. Eso es lo que creo”. (Carta de Franz Kafka a Oskar Pollak 1904).

Dichas estas palabras introductoras, solo agregar que en esta sección compartiremos algunas publicaciones que luego formaran parte de la revista digital.

Pregunta al lector, ¿Y si te dieran a vos una hoja en blanco qué escribirías? ¿Ya tenes algo escrito en HD?¿Y entonces por qué todavía no nos enviaste tu colaboración?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s