Aullido, poema de Allen Ginsberg

Prologo: Aullido por Carl Solomon Cuando él era más joven y yo era más joven, conocí a Allen Ginsberg, joven poeta que vivía en Paterson, New Jersey, donde él —hijo de un conocido poeta— había nacido y crecido. Era de constitución frágil y estaba muy afectado por la forma en que la vida se había... Leer más →

18 cuentos de Lydia Davis

La treceava mujer En una ciudad de doce mujeres vivía una treceava. Nadie aceptaba que vivía ahí, no llegaba ninguna correspondencia para ella, nadie hablaba de ella, nadie le vendía pan, nadie le compraba nada, nadie devolvía su mirada, nadie tocaba su puerta; la lluvia no caía sobre ella, el sol nunca brillaba sobre ella,... Leer más →

9 poemas de Anne Carson

Yo Oigo pequeños chasquidos dentro de mi sueño. La noche gotea su taconeo de plata espalda abajo. A las cuatro. Me despierto. Pensando en el hombre que se marchó en septiembre. Se llamaba Law. Mi rostro en el espejo del baño tiene manchas blancas en la parte baja. Me enjuago la cara y vuelvo a... Leer más →

6 poemas de John Ashbery

Limosna para el apicultorComete mejores errores así.Pásalo durante el desayuno:la familia y todo el mundocon un sentimiento parecido al poder,pleiteando. Menos pesada, tu estrategia textualdescartó otras opciones, por lánguida.Arrancan las parejas en el polvo,comienzan. De nuevo.Pasó a ser parte de la empresa por la noche.El 26 cae en lunes.Anteproyectos y similaresEl hombre al otro lado... Leer más →

Poesía, dos ensayos de Michel Houellebecq

I - Sobrevivir“Con todo, el oficio de las letras sigue siendo el único en el que se puede no ganar dinero sin caer en el  ridículo.“Un poeta muerto ya no escribe. De ahí la importancia de permanecer vivo.Este razonamiento simple, resultará a veces difícil de sostener. En particular durante los períodos de esterilidad creadoraprolongada. Mantenerse... Leer más →

7 poemas de Michel Houellebecq

Una vida de nada Yo ya me sentí viejo al poco de nacer; los demás luchaban, deseaban, suspiraban; en mí no sentía más que una añoranza imprecisa. nunca tuve nada parecido a una infancia. En la profundidad de ciertos bosques, sobre una alfombra de musgo, repugnantes troncos de árbol sobreviven a su follaje; en torno... Leer más →

La divina comedia – Canto trigesimocuarto

Infierno, Canto trigesimocuarto "Vexilla regis prodeunt Inferni * hacia nosotros; por lo tanto, mira delante", dijo mi maestro, "a ver si lo disciernes". Como cuando una gran niebla se extiende, o cuando en nuestro hemisferio anochece, y lejos un molino parece mover sus aspas, ver me pareció entonces una tal máquina; enseguida, por el viento,... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: