Leer, ensayo de Wystan Hugh Auden

Un libro es como un espejo: si un asno se mira en él, no puede esperar ver reflejado a un apóstol.G. C. Lichtenberg Solo leemos verdaderamente a fondo lo que leemos por motivos personales. Puede ser que busquemos conseguir algún poder. Puede ser, simplemente, que odiemos al autor.Paul Valéry Leer Los intereses de un escritor... Leer más →

Walden, de Henry David Thoreau

No pretendo escribir una oda al abatimiento, sino jactarme con tanto brío como el gallo encaramado a su palo por la mañana, aunque sólo sea para despertar a mis vecinos.Walden Economía (fragmento) Cuando escribí las páginas siguientes, o más bien la mayoría de ellas, vivía solo, en los bosques, a una milla de cualquier vecino, en... Leer más →

Las tres vanguardias, dos clases de Ricardo Piglia sobre Juan José Saer

QUINTA CLASE1 DE OCTUBRE DE 1990 Primera vanguardia: la poética de Juan José Saer. «La mayor», «A medio borrar» y «Sombras sobre vidrio esmerilado». Fragmentar la narración. Narrar el presente y definir un espacio. Contra la estandarización. Descontextualizar y cifrar. ¿Por qué hablamos de tres vanguardias? ¿Cómo se constituye un corpus? ¿Por qué uno elige... Leer más →

Magia, por Ursula K. Le Guin

Entre la gente de habla hárdica del Archipiélago, la habilidad de obrar con la magia es un talento innato, como el don para la música, aunque se da bastante menos frecuentemente. La gran mayoría de la gente no posee este don ni siquiera en un mínimo porcentaje. En unas pocas personas, quizás en una de... Leer más →

El factor Dios, de José Saramago

En algún lugar de la India. Una fila de piezas de artillería en posición. Atado a la boca de cada una de ellas hay un hombre. En primer plano de la fotografía, un oficial británico levanta la espada y va a dar orden de disparar. No disponemos de imágenes del efecto de los disparos, pero hasta... Leer más →

Ciencia ficción: precursores y fundadores, por Elvio E. Gandolfo

La ciencia ficción, al igual que la narración policial, la novela rosa o el western, es una forma literaria popular, y entra dentro del fenómeno de los “géneros”, que se desarrolla desde mediados del siglo XIX hasta la actualidad. El término “género” tiene en este caso un matiz distinto, más limitado y particular, que cuando se lo emplea para referirse a las diferencias entre la novela, el drama o la poesía. En ese sentido está relacionado sobre todo con la difusión, y su consideración incluye elementos que no suelen tenerse en cuenta para valorar una obra literaria a secas. Así, por ejemplo, dentro de la evolución de un género suelen ser más importantes las obras “básicas”, las que destacan la originalidad, el primer empleo de un tema, por ejemplo, que las obras “mejores”, desde un punto de vista estilístico. Importa más el tiraje de un libro, la cantidad de público que lo lee, que su calidad intrínseca, siempre si hablamos dentro de ese género.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: