El caso de Richard Jewell, el último film de Clint Eastwood

RICHARD JEWELL Paul Walter Hauser and Sam Rockwell

Si piensas que puede llover, lloverá.

Clint Eastwood

Richard Jewell, interpretado por el extraordinariamente parecido Paul Walter Hauser, es el protagonista de la última película de Clint Eastwood. El director americano de ya casi noventa años sigue eligiendo trabajar con historias basadas en hechos reales y héroes polémicos. La ya conocida obsesión de Eastwood por personajes heroicos tiene en este film una faceta novedosa para su filmografía donde se acentúa una característica desatendida de los héroes actuales: la caída. La caída en desgracia es una etapa que no puede eludirse en la historia clásica pero que en la actualidad los guionistas tienden a omitir o apenas emitir de manera paupérrima en un pasado tristón que está lleno de clichés. En esta película de Clint Eastwood ocurre lo contrario: pasados los primeros veinte minutos del film la atención se centra menos sobre el acto heroico que sobre las consecuencias del mismo. A saber: la desgracia y el alto costo social que pagó Richard Jewell por una filtración del FBI.

Audiencia real: Bobi Jewell y su hijo

Resumen

Richard Jewell es un hombre adulto, excedido de peso, con una actitud bonachona que rinde culto a la autoridad y tiene una serie de trabajos inestables donde mayormente se desempeña como guardia de seguridad. Vive solo con su madre.

Para el año 1996 le tocará ser guardia en los Juegos Olímpicos de Atlanta, donde ocurre un atentado terrorista. Richard es quien encuentra tempranamente una mochila llena de explosivos y da alarma para despejar el predio y evitar la mayor cantidad de daños posibles. Luego de la explosión y el recuento de heridos y muertos, Richard pasa a primer plano como héroe incuestionable de los sucesos. No dura. Los medios de comunicación consiguen una filtración del FBI que investiga a Richard Jewell como el principal sospechoso del atentado. Desde ese momento Richard se convierte en un blanco de tiro seguro para los medios de comunicación.

Clint Eastwood muestra con solvencia el transcurrir cotidiano de Richard Jewell mientras dura la investigación del FBI y como el poder de esta institución se articula de un modo perverso con la presión mediática; una desenfrenada máquina de crear hipótesis y opiniones que someten la vida del guardia a una existencia miserable.

La historia atiende a preguntas varias que transitan desde la libertad de expresión como ser: ¿hasta donde es posible hacer circular una opinión sin dañar irreversiblemente a otra persona? y a cuestiones de rigor más moralista, las favoritas de Clint, ¿Hay lugar en esta sociedad para un héroe que no cuadre con los estereotipos que reproduce la cultura?

Sean cuales sean las respuesta a las variadas preguntas que despliega Clint Eastwood, da gusto saber de que en el imperio de la producción de películas pochocleras todavía queda lugar para un director, camino a ser nonagenario, que entiende el concepto de tragedia y lo mantiene vivo como quería George Steiner en su libro “La muerte de la tragedia”.

El caso de Richard Jewell (2020), dirección de Clint Eastwood: 3/5 estrellas.