¿Cómo se come esto? y otros poemas de Gerardo Montoya

Un 50

Tengo un amigo fotógrafo
que hace ya dos ocasiones
me incita a comprar
entusiasmado un 50
para registrar lo cotidiano
y recallearlo como feliz.


Todos los poemas hablan de

America
habla del faso
Micheal Robbins escribe fumado
escuchando a Cannibal en la merienda
acompañado de Perdita, su gato
otro cliché
agorafobias compartidas
Borges, sólo podría haber escrito El Aleph
en la sobriedad más lóbrega
ergo, no faso
Una fuente de primera mano
en lo de Roberto en Almagro
escupió en dos pingüinos
y un cuarto chiquito
que Katchadjian escribió al Gordo
en pedo, enflorado
No sé cómo mierda
se pronuncia Kardashian
El gran proxeneta Capusotto
la levanta con pala
suena el himno
María pampera
La despenalización
y su ley en proyecto
tratan del consumo
con responsabilidad de oficina
defienden las marchas:
un cajón con mi nombre
individual y privado
Todos los abriles del mundo
recita García Márquez
abrazado de cualquier otro
famoso latinoamericano
Houellebecq se armó uno

justo antes de Charlie Hebdo
un paquete de negras
un hiyab encendido
La revista THC
tiene por agenda normalizar
el avance del Imperio
rentabilizar a un coágulo móvil
cristalizarlo en identidad
por fumones nadie se acuerda
de citar bien a Hardt
Definición de Growshop:
fábrica de connoisseurs en remera
Never get high on your own supply
asesora en un paper Notorious
aclamado expositor internacional
de la pedagogía del oprimido de Freire
la exclusión garantiza calidad
El otro Bolaño
un fumón complicado
en su denominación de origen
Hemingway quemaba en barco
Hoy declaman con soberbia
la Provincia de Uruguay
aunque, Paris sea opacada
por el Amsterdam Oriental
perderá chiste el chiste
saborizado de Yerba
cepa mate con power
éxito transnacional
Uróboros aprieta los dientes
Salinger seguro es del club
de Borges, pero enfermito
Barcelona habla de cualquiera
según la ultraderecha
vestida de Pando
Cecilia, tus tetas yo banco

dale
copate una vez
como Madonna
con dos o tres secas, no más
recatate
por ser la primera
mis sueños mojados
riman todos con ando
Me olvidé de Whitman
en este listado
puse a Disney para compensar
Pero, os aseguro
está escrito en piedra
que el enigma nebuloso
no detenga su andar
en el Monte Sinaí, revelado
ha sido y será
por los siglos de los siglos
hermanos y hermanas del indoor
los poemas del mundo
hablan todos igual.


Imprimido
Recuerdo la primera Epson
todos en la oficina del Licenciado
incluyendo a María Laura
con sus ahogados grititos de excitación y sorpresa
tensionados
entre la esforzada evitación de irradiar átomos de distracción
y el desborde permanente
(o como los ortodoxos aún magrullen:
mujer)
y, también, al chico nuevo en la bodega
con una cara de entendiendo
sin entender un carajo
recitábamos:
Inyección de tinta
por matriz de puntos
con cartucho recargable
bidireccional
con sistema de agarre
autoadministrable
ciento veinte caracteres por segundo
ciento veinte
por segundo
Como el resonar de un mantra
sin origen o dirección
repitiéndose cóncavo hacia adentro
enredándose en la lengua
carente de razón humana
traca traca traca traca
atrapados en un sonido
que perfora vírgenes en nuestro piso
(Todos habíamos presenciado
el orgullo que inflaba al Licenciado
gracias Dios
por su fanatismo radioshackense
todos los veranos
un nuevo juguete para mostrar)

Pero hoy
sabemos que su partida
allá va…
en barco
basura digital
hacia un país del continente sin nombre y sin
código postal
patrocinado por Microsoft
en el que la gente limpia despacio sus cavidades dentales
con espigas de plástico
y en el que los días felices se viven dignos
separando las tiras de papel con agujeros
de la superficies impresas que les corresponden
extirpándolas, como al siamés no querido
en un irrepetible acto que manifiesta
como el agudo salto de un tigre
o la apertura de un frasco sin fuerza
la perfección de lo efímero
allá, hoy, tiene razón de ser


¿Cómo se come esto?

para Ren Hang


quiero perderme
en el último beso negro
pero se me cancela la descarga de Tor
no hay mirror sites
ni mirror servers

sólo una cola

radiante
de descargas inconclusas en los bordes
de la interfase pulsional

se me infecta de warnings la mirada

¿a quién tengo que pedir permiso
para no volver?


*Los poemas publicados corresponden a los libros “Teamogrupoclarin” y “Decálogo para la clase media que se hurga el pupo y en el filo
de la uña encuentra, sin sorpresa, una maraña que es deuda
ilegítima añejándose”
de Gerardo Montoya.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: