Anotaciones acerca de Chernobyl

Recuerdo 1

Chernobyl nunca dejará de ser para mi un nombre, una máscara más entre las mil y una formas que puede cobrar el terror. Tenía siete años cuando vi por primera vez, en la tapa de una revista, una foto de un niño que había nacido con malformaciones por la radioactividad. La impresión que me generó la foto fue terrorífica al punto de que desconfiaba si abrir la revista o no. Lo hice. Era una publicación de divulgación científica, la había traído mi madre de una de esas casas de libros usados de la avenida Colón. Las fotos eran mayormente de niños, a todo color. Pieles muy blancas y delicadas por las que se traslucía el color verdoso de las venas. Los ojos pequeños y hundidos. Poco pelo. Grandes cabezas. Manos con más de cinco dedos y brazos terminados en muñones. La mayoría de los epígrafes decían algo del bajo pronóstico de vida. Leí esos artículos con lentitud y le pregunté a mi padre lo que no entendía. Él me explicó, entre otras cosas, que la energía nuclear era un arma. Con grandes dosis de imaginación yo completé el resto y desde entonces y para siempre la energía nuclear se transformó en un monstruo.

Al día de hoy guardo esa revista en un cajón, entre un montón de papeles y borradores de los que espero olvidarme. La guardo con respeto y algo de temor, tiene para mí una fuerza única, similar a la que cobran ciertos accidentes traumáticos.

Miniserie de HBO

La miniserie Chernobyl, creada por Craig Mazin y dirigida por Johan Renck, lanza de vuelta al ruedo, con nueva sábana y pleno de vitalidad, mi fantasma por la energía nuclear. Empiezo a investigar y mi país me da razones para preocuparme: tenemos tres usinas nucleares y un contrato para que los chinos construyán otra en el 2020. Una de ellas ubicada en Embalse de Río tercero, a cien kilómetros de donde vivo. Actualmente se encuentra en un proceso de actualización para estirar sus años de vida.

Recuerdo 2

A mi abuelo le fascinaba contar historias de los extraños pescados que sacaba del lago de Embalse. Doble aleta, tres ojos, dos cabezas. El agua, siempre lo decía, estaba caliente incluso en invierno. El abuelo contaba que en ningún otro lado era tan fácil pescar como en Embalse: al parecer los peces eran algo tontos, hasta los podías agarrar con las manos. Por precaución de su padre, porque la usina nuclear se veía del otro lado de la costa de donde vivían, no comía los pescados que sacaban del lago.

Narrativa

La narración de la miniserie de HBO empieza dos años después de la explosión de Chernobyl, en un departamento pequeño, donde el profesor Valeri Legásov graba su declaración de los hechos que vivió en abril de 1986. Esta primera escena pone las cartas sobre la mesa: sabemos lo que ocurrió pero no sabemos cómo.

La siguiente secuencia vuelve al pasado para recrear la usina nuclear minutos antes de convertirse en el monstruo. En el encierro de la usina asistimos junto con los directivos y operarios del turno noche a una prueba de seguridad donde la negligencia está al orden del día y todo parece hecho para fallar. Tanto como ellos, nosotros los espectadores, identificamos las razones para entrar en pánico. Los tableros se ponen en rojo, el monstruo cobra vida y escupe su llama de fuego brillante hacia la noche oscura. Las alarmas suenan y quedamos a la espera del próximo desastre que va a ocurrir.

Chernobyl vs Godzilla

El monstruo se mueve lento pero devastadoramente; no necesita de velocidad cuando su garra de godzilla radiactiva traspasa los países limítrofes, de manera invisible e irrefrenable.

El nombre del monstruo radioactivo definitivo no es Godzilla, es Chernobyl. Siempre lo fue y lo será.

Otros monstruos de carne y hueso

La apuesta de Craig Mazin apunta a seguir de cerca a quiénes fueron los responsables de la tragedia y cómo alcanzó la dimensión que tuvo. Aparecen los personajes que encarnan la ideología: los políticos fanatizados, los dirigentes violentos y autoritarios y los técnicos remotos y desprovistos de una conciencia robusta que permita desobedecer a los jefes equivocados que teorizan desde un bunker blindado.

¿Propaganda nuclear?

En el último capítulo un personaje principal habla de “la maravillosa energía nuclear” y luego aclara con un cinismo desenfocado: “cuando funciona”. No se detienen en el sarcofago que al día de hoy es necesario alrededor de la usina nuclear y se esquiva por completo el irresuelto tema de los deshechos radioactivos.

A lo largo de toda la serie se devasta la credibilidad de la comunidad científica soviética. Se sintetiza a un cuerpo de científicos en un solo personaje y se sugiere que fue un accidente ocasionado por economizar y abaratar costos; no por tratarse de una energía altamente inestable.

Héroes, también.

Del otro lado y para ser una miniserie realmente masiva, se necesitaba de un bastión para los héroes. Allí se entierran los bomberos, los científicos y los mineros que hacen el trabajo que nadie verá y del que otros se beneficiarán.

¿Queda en esta disposición espacio para los inocentes? Sí, ese lugar queda reservado para uso exclusivo del espectador pasivo, el ingenuo, el médico devoto de su vocación, el ciudadano que respira como si simplemente fuera otra noche más, salvo porque desde el puente donde se cruzan las rutas puede ver una llamarada brillante en el cielo, algo hermoso.

Una cita recuerda otra gran cita:

“¿Cuánto cuestan las mentiras?

No es que vayamos a confundirlas con verdades.

El peligro es oír tantas que ya no reconozcamos la verdad”

Valeri Legásov.

“La belleza es verdad; la verdad, belleza”

John Keats.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: