Nubes de tormenta, poema de J. E. Diaz

El cielo explota en hongos.

El chillido de un colectivo llega

y sigue llegando, como un bucle

de disparos lentísimos.

Subo la música;

dos jóvenes bailan en soledad,

al límite de la velocidad del ojo,

giran como huracanes frágiles.

A su alrededor se alejan las palomas.

Practican la danza

de picotear las migas de la ciudad.

Un niño apunta con la hondera.

El tiempo acaba mientras bailamos

entre bombas que no vemos venir.