Escuchar críticas o estancarse

En otra entrada hablamos sobre los borradores y su compleja relación de enemigos íntimos. Supongamos que después de muchas relecturas y correcciones tenemos nuestro primero manuscrito terminado. ¿Qué sigue? Ofrecerlo en bandeja para que otros lo destrocen.

Para la clase de hoy sirve recordar esa línea imaginaria del narcisismo que divide a los escritores en dos tipos: los que nos se cansan de repetir que sólo escriben para ellos mismos y los que escriben para un otro y quieren generar algo en concreto. ¿Generar algo en concreto? No hablo de una casa, me refiero a una emoción, un estado ánimo, una reflexión, un conflicto, una duda existencial, etc.

Estos segundos son los que me interesan, por el simple hecho de que les afecta lo que pueda producir su obra en el receptor. Están atentos a las devoluciones, ven donde pueden mejorar, están hambrientos y no dejan de explorar su técnica.

La crítica tiene que ver con una lectura, con una forma de interpretar un texto dado. El primero en hacerlo es el mismo escritor. Pero después este proceso debe extenderse para salirse del hermetismo y continuar su enriquecimiento. No se trata de una obsesión con el lector y el síndrome del lameculismo de escribir algo que le caiga bien al público o “que venda”. ¿Cuántos buenos escritores se pierden en los géneros por ese síndrome?  Por otro lado la crítica es algo muy distinto a un trabajo de edición o corrección profesional, si tu búsqueda va por ahí te recomiendo que investigues empezar un taller.

Escuchar al lector es clave. Ceder la propia escritura en pos del lector es la perdición. En el medio de esos extremos hay una cuerda por la que hay que transitar haciendo equilibrio y a veces también malabares.

Se trata de aprender a escuchar una devolución y usar ese material para corregir el rumbo y llegar a donde planteamos al comienzo. Muchos lectores tienen una especie de sexto sentido para darse cuenta si algo funciona o no. Y así como tienen ese talento para encontrar Problemas, creen que tienen la llave para solucionarlos. Pero no, lo clásico es que cuando empiezan a proponer Soluciones transpiran su espantosa virginidad narrativa por los poros. Un repelente que a veces desemboca en peleas y enojos de por vida. Sobra decir que no es recomendable llegar a ese extremo. Sobre todo cuando tenemos al frente a un lector con criterio y honestidad para decir lo que piensa. Estas criaturas criteriosas están en extinción, más vale cuidarlas.  Lleva tiempo entablar una relación de confianza con el lector y hacer que funcione.

Te recomiendo ir a la búsqueda de las críticas. Ejemplo: invitar a tus seguidores a dar una devolución. Esto se traduce en más ojos marcando por dónde podría ser.

Digo Podría ser porque es importante mantener el condicional de que estamos recibiendo la crítica de una persona que quiere construir y no simplemente destruir y esparcir su odio.

Si tenes un blog (deberías tenerlo) la regla de oro es siempre responder los  comentarios. Aunque lo que te escriban sea tan parco como un “Me gustó la historia”. Lo podes saludar e invitar a ser más incisivo, a veces los lectores de blogs son temerosos a participar con una crítica. O no quieren decir algo que no les gustó del texto para no ofender al escritor. El hecho es que los necesitamos. Nadie tiene más gusto de recibir críticas que los escritores noveles. Bajo este mismo principio es que si comentas con criterio en blogs de temas similares vas a ver que te devuelven el comentario.

Si lo único que tenes son trolls, bueno, por lo menos estas generando algo. Ya vendrán lectores que puedan expresar mejor su cariño. No te olvides de lo que dice George Steiner:

La crítica literaria suele proceder de déficit de amor.

Un detalle lateral de pedir críticas, será mejor que pienses en que lugar lo haces, en mi experiencia los familiares jamas se abstienen de la oportunidad de criticar y mechar entre líneas algunas cuestiones personales.

En cualquier caso, mantenerse de pie y escuchar (o aprovechar para practicar la paciencia y el arte zen) representa un crecimiento para el escritor. Las cosas no salen perfectas a la primera, es bueno tenerlo presente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s