Rugidos urgentes a través del celular

No sé qué cosa vende, pero no la quiero,

solo quiero que me borren de la lista,

y DEJEN DE LLAMAR,

le contestó el joven, así como se lee:

en mayúsculas, enojado,

gastando el grito que se permite al día.

La chica lo calma y le dice con amor;

déjese ayudar,

puedo ver como sufre;

su habitación desordenada,

los carozos de aceitunas en el piso,

las vueltas que da sobre la cama en madrugada.

Le voy aconsejar,

recuestese y escuche,

no es mi culpa, tiene que querer,

sino, ¿qué va a hacer?

se va a quedar solo,

sólo con esa idea,

piénselo,

¿cómo termina toda esa soledad?

La chica mira la planilla:

cuatro intentos fallidos,

piensa que es un cliente fácil.

Del otro lado hay silencio,

el joven duda,

¿acaso le venden amor?

¿cómo saben que intentó…

La vendedora conoce ese momento;

Señor, por qué demorarse,

en días será uno de ellos,

para qué ahorrar,

sea feliz hoy,

el pack platinum,

con un 30 por ciento de descuento,

¿usa efectivo o las vacaciones acumuladas?,

si se decide por cancelar con los días de vacaciones

le envían sin cargo controles extra.

No me interesa.

Perdón señor,

Que no me interesa,

Pero señor, escuchme,

Dije que no me interesa,

y hay silencio.

Se cortó la tanza, piensa ella,

el pack platinum, dice él,

eso no me interesa,

pero vos, decime,

¿cómo te llamas?

La voz ha cambiado;

como un suéter que uno conserva

de otro tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s