Novela romántica en notas poéticas, reseña por Verónica Murillo

Notas en el refrigerador se narra exclusivamente mediante notas que escribe un hombre seguro de que el amor es la única verdad, pero confundido hasta en los sueños por la situación de infidelidad en la que se encuentra. Este es el hombre de doble moral, ternura y escritura poética, por el que las lectoras se derriten. Y eso que al momento – la obra esta en construcción – ni si quiera ha sido descrito físicamente. Lo cual alimenta que las lectoras especulen e imaginen en todas las direcciones posibles. 

J. E. Wiser, el seudónimo bajo el cual publica el autor de este libro, ha decido tomar la vida de dos amantes y contarnos las idas y vueltas de estos infieles. Mostrarnos el imaginario de uno de ellos; el hombre, y los sentimientos que este encuentra en su pareja; la amante. Aparece en primer plano el mundo oculto tras las paredes de la lujuria de las parejas extramatrimoniales.

Es una obra con una elevada cantidad de votos y comentarios dadas las lecturas. ¿Responderán estas buenas cifras a que los sucesos relatados y las pecamidades que comete el protagonista con la mujer casada ocurren en lo cotidiano?

Al inicio el libro nos muestra a unos apasionados amantes que se están devorando el corazón  en secreto, sufriendo y luchando contra aquellas ansias de poder gritar al mundo lo que sienten, pero al mismo tiempo mostrándonos aspectos de este par de infieles que te dejan pensando durante horas. ¿Los amantes se aman? La dedicación y belleza con la que este hombre le escribe a la mujer es digna de admirar, la pone arriba en un pedestal haciendo que nosotros los lectores la amemos apenas iniciando el libro. Y que también lo amemos a él, haciéndonos adentrar en sus pensamientos que locamente enamorado le cuenta a ella.

El tiempo dentro del libro avanza rápido junto con una historia que se vuelve cada vez más peligrosa para la comodidad de los amantes y sus respectivas familias. A pesar de que el hombre es el que protagoniza el libro, cabe resaltar que la mujer es ocupa el leit motiv de las notas escritas y dejadas por toda la casa de ella. Refrigerador, cama, mesa, en medio de un libro y otras zonas más.

Por el momento la obra lleva doce capítulos y promete muchos más. Aun siendo breves ya se puede determinar las actitudes y cambios en los amantes. Ambiciosos, renegados, deseosos, manipuladores y exigentes son unas de las pocas actitudes que podemos descubrir por encima.

La escritura del autor es arenosa y especialmente poética. No puedes descuidar un segundo la lectura porque abras perdido el hilo de lo antes leído, el escritor desea inconscientemente que nos hundamos en este mar de palabras, que le prestemos total atención a sus lujurias. La prosa condensada sirve para cumplir el propósito de carta tierna de amor, donde no se puede extender demasiado la longitud sin llegar a lo meloso. Y al mismo tiempo esa condensación levanta un mundo imaginario que sirve a la lectora para completar la historia y hacerla avanzar.

Lo que va del libro es bueno, pero ¿Es atrapante como para leerlo completo? Es una de las dudas que tengo con otros libros, pero en este momento no hay margen a la incertidumbre.

El final no está predicho, la historia da para un millón de finales. La imaginación del autor debe estar corriendo y afinándose por horas para darnos capítulos que estén a la altura de los anteriores, como dije antes, la idea es de algo que se conoce en la vida real, algo que tu, yo, el vecino y el señor de la tienda hemos hecho. Pero la forma de narrarlo es diferente, con sentimientos distintos, con el dolor auténtico, y el amor clavándose en tu pecho al leer las notas que este hombre casado le escribe a su amante.

Me hace pensar ¿Acaso al autor ha engañado? Para escribir palabras tan precisas, sentimientos tan concisos, debes haberte sentido así en algún momento. El dictamen de quien les escribe es que a este libro vale la pena leerlo, aunque nos adentremos en las catacumbas de un amor imposible y quedemos allí perdidos para siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s