Pidotiempo, blogrevista

Una tarde, siendo niños, creamos la palabra “Pidotiempo”. La gritábamos en pleno juego y con eso alcanzaba para frenar a todos los jugadores en su posición. El campo de batalla era, gracias a esa palabra, un refugio donde recargábamos nuestro poder para seguir jugando. En realidad pido-tiempo son dos palabras pero en el apuro la decíamos toda junta, sin aire en el medio, gritada al viento con fuerza para que nadie dejara de escucharla. A veces acompañada de una “T” hecha con las palmas de la mano. El efecto era algo de mágico; nos liberaba para hacer una pregunta, proponer un cambio, quitarse alguna duda o arreglar un enojo con un simple apretón de manos. Y después bastaba una mirada cómplice de entendimiento para reiniciar el juego.

Suspender la realidad corriente. Esa es la misión de este blog que se transforma en revista cuando tiene suficiente contenido. Permitir una interrupción en la vorágine cotidiana. Cambiar la gravedad que nos presiona. Repensar la manera en que pensamos y hacernos de la alegría de leer buena literatura. Dar refugio a quienes comparten el placer por la lectura y la escritura. Y armar filas con todos los que se rebelan contra la triste estadística de que hay más gente en los gimnasios que en las librerías.

La revista apunta a ser colonizadora de lectores. Lo decimos de manera directa porque nos gusta ese objetivo. A las personas que dicen “amo leer pero no tengo tiempolas vamos a tratar como a un paciente en rehabilitación. Nuestra droga es la literatura, es decir, las voces de la gente narrando historias. Si respetan el tratamiento les aseguramos que van a curarse de ese y otros pero.

Queremos estar cerca de los escritores y escritoras de habla hispana. Armar diálogo e invitarlos a gritar Pidotiempo siempre que lo necesiten. “Amo escribir pero no puedo vivir de ello” o “nadie me lee”. Contra esa creencia daremos otro montón de armas para que los escritores vayan mejor preparados a luchar por su sueño. No solamente una lista de consejos para escribir, autopublicarse y ser millonario. Dejemos eso para los gurús del marketing. Lo que se propone es un debate hondo y argumentado sobre el tema y las posibilidades que hay en la red digital. Habrá entrevistas, reseñas, críticas, comentarios y todo artilugio que aporte fuerza creativa. Y si  escribís como un profesional y en alta definición pero nadie te lee, podes ser uno de nuestros colaboradores de lujo:

En pidotiempo las puertas están abiertas para escritores con ganas de ayudar en este proyecto colectivo de cultura inclusiva y abierta. Podés colaborar con cuentos, ensayos, reseñas, críticas literarias, de series o películas, entrevistas, clases para el taller de escritura y publicación entre otras muchas cosas (diseño gráfico, corrección, edición, producción audiovisual, y un largo etcétera que solo tiene límites en la imaginación). Envíanos tus colaboración a pidotiempo@gmail.com para que sea evaluada. No olvides incluir los enlaces a tus redes sociales o blog si tuvieras uno. Todos los meses mimamos a uno de nuestros colaboradores con algún presente.

s.o.s escritor@?-2

Sé que con estas premisas nos enfrentamos a una resistencia bien establecida en la idea mitológica generalizada de que la gente ya no lee. Sabemos que esto es falso y quédense tranquilos que vamos a discutir sobre el mercado editorial con detalle. Hay nichos que se abren continuamente en lo relacionado a la literatura. Y en nuestra opinión siempre será así, porque los humanos vivimos y estamos hechos a base de historias. 

Cuando éramos niños había veces que alguien gritaba pidotiempo en el momento más crucial del juego. Hay quienes decían que eso era trampa. Nosotros, que no somos árbitros o referís de nada pero a veces nos gusta tomar posición, decíamos que era una maniobra de evasión válida y hermosa. Por eso mismo se la ofrecemos como una forma más de salvarse. Usar las palabras para salvarnos no es trampa, es un arte. Consideren esto como un abrazo digital y la invitación a ser parte de la magia.

Dense tiempo, háganse de ese hábito de pensar en las palabras. Escriban una historia, una idea, cepillen, corrijan, vuelvan a escribir y cuenten con nosotros para publicarla. Acá estaremos, rescatando escritores de la vorágine loca del mundo editorial que se muere por encontrar bestseller y no se detiene en los lectores.

Crean en ustedes mismos, ármense de una lectura diaria que les de ánimos, de a poquito y a pasos seguros. Sabemos que funciona y aunque los resultados no son visibles en el cuerpo, al instante tiene efectos en el alma, que se enorgullece y se siente mejor que con ocho horas de gimnasio a la semana. 

Los esperamos, lectores, escritores y jugadores de la vida. Pidotiempo.

Un comentario sobre “Pidotiempo, blogrevista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s