Atado de 18 cuentos de Lydia Davis

La treceava mujer En una ciudad de doce mujeres vivía una treceava. Nadie aceptaba que vivía ahí, no llegaba ninguna correspondencia para ella, nadie hablaba de ella, nadie le vendía pan, nadie le compraba nada, nadie devolvía su mirada, nadie tocaba su puerta; la lluvia no caía sobre ella, el sol nunca brillaba sobre ella,... Leer más →

Surtido de poemas de Anne Carson

Yo Oigo pequeños chasquidos dentro de mi sueño. La noche gotea su taconeo de plata espalda abajo. A las cuatro. Me despierto. Pensando en el hombre que se marchó en septiembre. Se llamaba Law. Mi rostro en el espejo del baño tiene manchas blancas en la parte baja. Me enjuago la cara y vuelvo a... Leer más →

El factor Dios, de José Saramago

En algún lugar de la India. Una fila de piezas de artillería en posición. Atado a la boca de cada una de ellas hay un hombre. En primer plano de la fotografía, un oficial británico levanta la espada y va a dar orden de disparar. No disponemos de imágenes del efecto de los disparos, pero hasta... Leer más →

Seis poemas de John Ashbery

Limosna para el apicultor Comete mejores errores así. Pásalo durante el desayuno: la familia y todo el mundo con un sentimiento parecido al poder, pleiteando. Menos pesada, tu estrategia textual descartó otras opciones, por lánguida. Arrancan las parejas en el polvo, comienzan. De nuevo. Pasó a ser parte de la empresa por la noche. El... Leer más →

Pierre Menard, autor del Quijote, de Jorge Luis Borges

Pierre Menard, autor del Quijote A Silvina Ocampo          La obra visible que ha dejado este novelista es de fácil y breve enumeración. Son, por lo tanto, imperdonables las omisiones y adiciones perpetradas por madame Henri Bachelier en un catálogo falaz que cierto diario cuya tendencia protestante no es un secreto ha tenido la desconsideración de inferir a sus... Leer más →

Tobermory, cuento de Saki

Era una tarde lluviosa y desapacible de fines de agosto durante esa estación indefinida en que las perdices están todavía a resguardo o en algún frigorífico y no hay nada que cazar, a no ser que uno se encuentre en algún lugar que limite al norte con el canal de Bristol. En tal caso se... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑