Suicidio, fragmento del libro de Édouard Levé

Un sábado del mes de agosto sales de tu casa vestido para jugar al tenis y acompañado por tu mujer. En medio del jardín le haces saber que se te ha olvidado la raqueta en casa. Vuelves a por ella pero, en vez de encaminarte hacia el armario de la entrada donde sueles guardarla, bajas al sótano. Tu mujer no lo ve, se ha quedado fuera, hace buen tiempo, disfruta del sol. Unos instantes después oye la descarga de un arma de fuego

Gracias a la vida, de Violeta Parra

Gracias a la vida Gracias a la vida que me ha dado tanto. Me dio dos luceros, que cuando los abro perfecto distingo lo negro del blanco, y en el alto cielo su fondo estrellado y en las multitudes al hombre que yo amo. Gracias a la vida que me ha dado tanto. Me ha... Leer más →

Una noche de primavera, de Ryūnosuke Akutagawa

Escuché esta historia no hace mucho por boca de N., una enfermera. N. se muestra, ante todo, como una mujer bastante tenaz. Una persona cuyos colmillos se vislumbran afilados detrás de unos labios resecos. En aquel entonces convalecía, con gastroenteritis, en el primer piso de la posada donde se alojaba mi hermano pequeño. Aunque ya... Leer más →

Poemas de Vicente Luy

Llueve y alguien está diciendo “llueve”.  Si me equivoco contradíganme con amor, porque con amor digo. Si erro pónganme maestros, que luego yo les enseño,  porque con amor hago. O ustedes, ¿Por qué creen que llueve; porque hace falta?  ¿creen que llueve porque sí? ¿por qué carajo creen que  llueve? Llueve; y no sólo eso;... Leer más →

No le preguntes a Jack, un cuento de Neil Gaiman

Nadie sabía de dónde había salido aquel juguete, ni quién sería el bisabuelo o la tía lejana que había jugado con él por primera vez, antes de pasar a formar parte del paisaje del cuarto de juegos. Era una caja de madera, tallada con adornos dorados y rojos. Sin duda, era muy bonita, o eso... Leer más →

Desapariciones misteriosas, de Ambrose Bierce

La dificultad de cruzar un campo Una mañana de julio de 1854 un colono llamado Williamson, que vivía a unas seis millas de Selma, Alabama, estaba sentado con su mujer y su hijo en la terraza de su vivienda. Delante de la casa había una pradera de césped que se extendía unas cincuenta yardas hasta... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: